martes, 19 de septiembre de 2017

Jaque Mate

Enseñó a su hijo a jugar al ajedrez.
Y lo que es ley de vida, tarde o temprano, el alumno supera al maestro.
Cuando su hijo aún no conocía ni la forma de resolver una raíz cuadrada, le ganó a su propio padre.
Las consecuencias fueron terribles. Tratamiento post-traumático, pérdida de la autoestima, sentimientos encontrados, enfermedades diversas sin tratamiento conocido…
Pero todo se puede superar en la vida.
La opción estaba clara.

- Peón cuatro rey.
Ya no hay vuelta atrás.
Comienza la partida del siglo.

(Continuará).


5 comentarios:

  1. Tengo que aclarar una cosa importante.
    Esto que acabo de publicar, me llamó la atención en cierto momento, y por eso quise rescatarlo.
    Y si la memoria no me falla, el autor original es nada más y nada menos que mi primo Driver.
    Dicho queda, para que conste de aquí a la eternidad

    ResponderEliminar
  2. Yo de ajedrez no se un pimiento, ja ja ja.
    Un abrazo Rojo.

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Mi querida Lobezna, quizá lo de menos es saber de ajedrez. Para ver una película de del Barón Rojo tampoco hay que ser ingeniero aeronautico, jajaja.
      Un beso.

      Eliminar
    2. Ja ja ja, llevas razón Rojo.
      Qué te sea leve el cambio de hora, ja ja ja.
      Un abrazo.

      Eliminar
    3. Este comentario ha sido eliminado por el autor.

      Eliminar